Rey saudí no duraría dos semanas sin el apoyo de EE.UU. dice Trump

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos — Donald Trump dijo hoy que el rey de Arabia Saudí “podría no estar (en el cargo) en dos semanas” sin el apoyo militar de Estados Unidos. El presidente incrementó la presión sobre uno de los aliados más cercanos de Washington en Oriente Medio ante la subida de los precios del petróleo.

Mientras el petróleo alcanza su máximo en cuatro años, Trump ha demandado repetidamente a la OPEP y a Arabia Saudí, el mayor exportador del mundo, que bajen los precios. Sin embargo, los analistas advierten que el barril, que ahora está en 85 dólares, podría alcanzar los 100 porque la producción mundial es insuficiente y por las sanciones de la Casa Blanca a la industria iraní que entrarán en vigor en noviembre.

Las críticas a consolidadas alianzas militares Estados Unidos fueron un sello distintivo de la campaña presidencial de Trump y de sus primeros años en el poder. El dirigente retomó el asunto anoche en Southaven, Mississippi, donde mencionó a Japón y a Corea del Sur.

Sin embargo, las palabras del presidente sobre Arabia Saudí implicaban que la monarquía Al Saud, que rige el país donde están dos de los lugares más sagrados del islam, podría colapsar sin el respaldo militar de Washington.

“Nosotros protegemos a Arabia Saudí ¿Dirían que son ricos?”, preguntó el presidente a una multitud entregada. “Y yo quiero al rey, al rey Salman, pero le dije: ‘Rey, le estamos protegiendo. Podría no ocupar el cargo en dos semanas sin nosotros. Tiene que pagar por su ejército, tiene que pagar’”.

Trump no ofreció más detalles sobre cuándo habló con el monarca, de 82 años. La última vez que los dos mandatarios mantuvieron una conversación telefónica fue el pasado sábado, cuando abordaron los “esfuerzos para mantener los suministros para asegurar la estabilidad del mercado petrolero y asegurar el crecimiento de la economía global”, según la agencia estatal de noticias Saudi Press.

Arabia Saudí no reaccionó de inmediato hoy a las declaraciones de Trump. Riad ha trabajado para mantener una relación cercana con Trump tras algunos momentos complicados durante el mandato del expresidente Barack Obama.