Recta final para evitar cierre del gobierno federal

EFE Washington – El Congreso comienza hoy una semana crucial de negociaciones sobre la financiación del gobierno federal, que podría entrar en cierre parcial este viernes si los legisladores no se ponen de acuerdo.

Los republicanos de la Cámara de Representantes plantearon este fin de semana un texto para extender los actuales fondos durante dos semanas más, y así ganar tiempo hasta el 22 de diciembre para hallar un consenso con los demócratas.

Algunos demócratas han apoyado la idea de forzar un cierre del gobierno si los republicanos no acceden a aprobar una nueva ley para proteger a los llamados “soñadores”, jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños y que gozaban de una protección ante la deportación gracias a una orden ejecutiva rubricada por el expresidente Barack Obama.

Sin embargo, tras la derogación de este decreto a manos del actual presidente, Donald Trump, los congresistas tienen hasta marzo para encontrar una solución legal para ellos en el Capitolio.

En este sentido, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, afirmó este domingo que un posible cierre resultaría “ridículo” porque las protecciones para los “soñadores” no caducan hasta marzo.

“No va a haber un cierre del Gobierno. Simplemente no va a suceder”, aseguró McConnell.

“No creo que los demócratas sean muy listos si quieren cerrar el Gobierno por una situación que no es de emergencia y que podemos abordar en cualquier momento entre ahora y marzo. Esa es una posición muy insostenible”, sentenció.

Entre otras cuestiones, es probable que el presidente no obtenga fondos para su muro fronterizo, ya que los demócratas no aceptarán financiación para tal fin, y los republicanos necesitan de sus votos en el Senado, pues son necesarios 60 síes para avanzar en las medidas de gasto en la Cámara Alta, donde los republicanos sólo tienen 52 miembros, una escueta mayoría del total de 100 senadores.

La medida de gasto provisional daría dos semanas más a las negociaciones para elevar los estrictos topes de gasto que se impusieron en 2011, mientras los congresistas buscan un acuerdo de gasto a largo plazo para el año fiscal 2018, que comenzó el 1 de octubre.

No obstante, según informó el diario The Washington Post, Trump indicó a sus asesores que considera que un cierre parcial del gobierno podría beneficiarlo políticamente.