Gobernador Rosselló Nevares logra endoso de la organización más poderosa de derechos civiles en los Estados Unidos en su lucha por la estadidad

(San Antonio, Texas) – El gobernador Ricardo Rosselló Nevares logró hoy el endoso para la estadidad de Puerto Rico por parte de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos durante su convención anual.

 El primer ejecutivo —quién participó como orador invitado— estableció que la situación colonial de la Isla es el asunto pendiente de la democracia estadounidense.

 “El colonialismo es segregación política y no tiene cabida en nuestro país. Hay un proyecto de ley en el Congreso, HR 6246, presentado por la comisionada residente Jenniffer González Colón, que pondría a Puerto Rico en el camino hacia la estadidad. Mi pedido es que llamen a su congresista y exijan que se apruebe esta ley. Los puertorriqueños han votado dos veces por la estadidad, y este problema crítico no puede esperar más”, expresó el primer ejecutivo.

 Ante esto, la NAACP aprobó una resolución a favor de la estadidad que “apoya firmemente la aprobación del Acta de Admisión de Puerto Rico, HR 6246 en el Congreso”.

 Según reza la resolución “el Acta de Admisión de Puerto Rico es un gran primer paso dirigido a lograr la voluntad democrática de los ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico al encaminar un proceso de transición que resultaría en la admisión formal de Puerto Rico como estado de los Estados Unidos, en igualdad de condiciones y en una verdadera unión permanente con los demás estados en todos los sentidos, efectivo no más tarde del 1 de enero de 2021”.

 La misión de la NAACP es garantizar la igualdad política, educativa, social y económica de los derechos de todas las personas, además de eliminar la discriminación racial.

 Durante su mensaje, Rosselló Nevares resaltó que “hay una injusticia que perjudica, duele, a los Estados Unidos de América. Más de cuatro millones de ciudadanos estadounidenses en los territorios estadounidenses de Puerto Rico, las Islas Vírgenes, Guam y Samoa Americana se rigen sin su consentimiento”.

 Además, añadió que “como territorios coloniales de este país, no podemos votar por nuestro presidente y no tenemos representación con voto en el Congreso de los Estados Unidos. La Constitución nos define como meras ‘posesiones’ del Congreso de las que se puede disponer”.

 El enfoque de la convención —bajo el lema Defeat Hate – Vote (Vence el odio: vota)— es comunicar el mensaje de que la única manera de vencer la discriminación, el prejuicio racial y la intolerancia es utilizar el voto como voz en las elecciones de medio término que se llevarán a cabo en los Estados Unidos este próximo mes de noviembre, y elegir oficiales que defiendan la dignidad de la democracia estadounidense.

 Asimismo, durante su alocución el primer mandatario resaltó la figura del líder José Celso Barbosa —un afropuertorriqueño que estudió medicina en Nueva York en 1877—, quien sabía que la sociedad estadounidense no era inmune al racismo. No obstante, su experiencia en Estados Unidos le mostró un país donde todas las personas son creadas iguales.

 La conferencia incluye una serie de seminarios, reuniones de comité, talleres, exhibiciones y paneles de discusión por parte de liderato del NAACP; de líderes religiosos y de derechos civiles; así como de influyentes políticos, de la juventud y de los medios.

 La convención de NAACP se lleva a cabo del 14 al 18 de julio en San Antonio, Texas y reúne a activistas, artistas y figuras del entretenimiento, así como a líderes de derechos civiles y justicia social.