Corea del Norte acusa a EEUU de provocador

Seúl (EFE) – Corea del Norte acusó hoy a Estados Unidos de querer provocar una guerra en la península coreana, una decisión que se refleja en la escalada de las maniobras militares de Washington y los comentarios “belicistas” de sus altos cargos hacia Pyongyang.

 

“Los negligentes comentarios de guerra del círculo interno de (el presidente estadounidense Donald) Trump y los movimientos militares temerarios de Estados Unidos corroboran que la Administración actual ha decidido provocar una guerra en la península coreana”, dijo un portavoz de la Cancillería norcoreana a la agencia estatal KCNA.

 

Pyongyang considera que Washington ha optado por la estrategia de ir “paso a paso” para hacer estallar el conflicto y que lo único que cabe preguntarse ahora es “cuándo estallará la guerra”.

 

El portavoz de Exteriores de Corea del Norte afirmó: “no deseamos una guerra, pero no huiremos de ella” y advirtió a Estados Unidos de que le harán “pagar caro las consecuencias” de provocar un conflicto con su “poderosa fuerza nuclear, que hemos fortalecido constantemente”.

 

Los cometarios de la Cancillería norcoreana se producen en medio de la realización de las maniobras aéreas anuales de Washington y Seúl “Vigilant ACE”, las mayores hasta la fecha, que se prolongarán hasta el viernes y que suponen una nueva exhibición de fuerza ante el desafío armamentístico del régimen liderado por Kim Jong-un.

 

La tensión en la península de Corea ha aumentado notablemente en los últimos meses tras la última prueba nuclear de Corea del Norte de septiembre y sus lanzamientos de misiles balísticos, el más reciente y más avanzado el pasado miércoles.

 

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el teniente general Herbert Raymond “H.R.” McMaster, dijo el fin de semana que la posibilidad de una guerra con Corea del Norte “se incrementa cada día”, mientras que el senador republicano Lindsey Graham ha instado al Pentágono a empezar a repatriar a las familias de los militares de Estados Unidos alegando que el conflicto con el Norte se está acercando.

 

Pyongyang tildó hoy estos comentarios de “belicistas” y aseguró que sólo pueden interpretarse “como una advertencia para que estemos preparados para una guerra”, dijo el portavoz de Exteriores, que añadió que “el mundo no debería albergar ningún prejuicio a la hora de discernir quién está detrás de la tensa situación”.